Ni perfume, ni bolso, ni flores. No hubo regalos y ?tampoco comimos juntos para celebrar el D?a de la Madre. Apenas tuve un intercambio de palabras con mis hijos y, por mi parte, telefone? a mi madre.

Soy afortunada porque a?n puedo llamarla y felicitarle por haber hecho en cada momento lo mejor que sab?a. Quiz?s ella encarna los valores que tradicionalmente asignamos al rol de madre: abnegada, sacrificada por los dem?s, siempre preocupada; pero, tambi?n, muy exigente.

A mis hijos les he dicho con frecuencia que no me importan los regalos, as? que es l?gico que no haya habido ninguno. Sin embargo, ?esta situaci?n me lleva a reflexionar sobre mi propio rol de madre y quiero compartirlo en especial con otras madres lectoras del blog.

Se dice que las madres son generosas, que quieren proteger a sus hijos de todo y frente a todo, y que se sacrifican por ellos. En mi caso, prefiero que sean otros los que ?valoren si soy o no generosa; en cuanto a la protecci?n, hace mucho que no siento ese instinto. Mis hijos son adultos y s?lo quiero que sepan que estoy para cuando necesiten algo; observo mirando desde una atalaya sus pasos por la vida, s? que vivir?n sus propias experiencias. No podr?, ni quiero, evit?rselas, y conf?o en que siempre tendr?n las herramientas que necesitan para afrontar esas vivencias.

Y respecto al sacrificio, tampoco me lo aplico. Puede parecer ego?sta -y, s?, no me importa- pero cuido de mi felicidad, de perseguir mis sue?os y tener proyectos propios que enriquezcan mi vida. No sacrifico por defecto mis metas y aspiraciones personales por ellos; elijo en cada momento qu? es m?s importante, y esas decisi?n libre me permite evitar la sensaci?n de que? renuncio a mis intereses y aficiones porque no queda otra opci?n.

Como madre me ha llevado tiempo comprender que mis hijos no son m?os, que en una etapa cuid? de ellos y les trasmit? lo que cre? era lo mejor, pero que ahora son independientes, y libres para elegir sus creencias. Creo que he llegado al fin a esta? comprensi?n.

En estos d?as la televisi?n ha emitido muchos anuncios de posibles regalos para las madres, y ?marcas comerciales de todo tipo se han unido al homenaje. Adem?s, las redes sociales se han inundado de v?deos, carteles y animaciones (GIF) dedicados a las progenitoras, muchos de los cuales os habr?n llegado a vuestros tel?fonos m?viles. Yo tengo especial predilecci?n por un v?deo que reproduce un antiguo anuncio de una conocida bebida. En ?l un hijo hablaba de su madre. Me emociona cada vez que lo veo. Quiz?s alg?n d?a mis hijos digan de m? cosas parecidas; o no, ?qui?n sabe!

Queridos lectores, ?c?mo han sido o son vuestras madres? Madres, ?c?mo viv?s la experiencia? ?Compart?s algunos de mis puntos de vista o los vuestros son diametralmente opuestos?

 

KHALIL GIBRAN: ?SOBRE LOS HIJOS?

?Tus hijos no son tus hijos

Son hijos e hijas de la vida deseosa de s? misma.

No vienen de ti, sino a trav?s de ti?y aunque est?n contigo?no te pertenecen.

Puedes darles tu amor,?pero no tus pensamientos,

Pues ellos tienen sus propios pensamientos.

Puedes hospedar sus cuerpos,?pero no sus almas,

Porque ellas?viven en la casa del ma?ana,?que no puedes visitar?ni siquiera en sue?os.

Puedes esforzarte en ser como ellos,?pero no procures hacerlos semejantes a ti

porque?la vida no retrocede,?ni se detiene en el ayer.

T? eres el arco del cual tus hijos,?como flechas vivas, son lanzados (?).

Deja que la inclinaci?n?en tu mano de arquero?sea hacia la felicidad?.