Martina y yo pasearemos nuestra amistad por la Selva Negra. Compañeras de viajes y aventuras, ha sido eĺla la diseñadora de la ruta en coche por este lugar de ensueño, la Selva Negra.
Comienza el periplo.
Algunas líneas aéreas aun ofrecen un tentempié durante el vuelo. Tragarse el couscous a las 10 de la mañana no era apetecible para mí que había tomado mi tostada y café al alba. Asi que, huyendo del comportamiento en masa, me dispuse a leer un libro.
Ya habia ojeado la revista de abordo. Pensé que, como es posible que este sea el único viaje largo del año en curso, podría reavivar mi blog y seguir practicando la escritura. Comparar esos destinos sugerentes y atractivos de la resvista con la estancia en mi pueblo natal, con mi rutina o mis experiencias, me parece una idea interesante.
<span;>Debería organizarme y dedicar una parte de mi tiempo a esta actividad que tanto me place. Se lo digo a la Gloria de dias venideros.
Mientras esa idea se gesta  y puede que se materialice, me dispongo a compartir esta experiemcia de amistad por la Selva Negra. Al estilo de las publicaciones sobre nuestra ruta por Cataluña.
Y volviendo al libro, el que leo durante el tiempo de vuelo es un préstamo, la autora es conocida y muy premiada. He escuchado su Tedtalk, pero su obra escrita es nueva para mí.
En esta ocasión no encontré, en español, libros que tomaran como localización la Selva Negra. Sólo uno, La Casa de las Flores Blancas. No da muchas descripciones del lugar, ni el género es de mi interés, aún así, me entretuvo su lectura.
Estoy segura de que mi amiga Martina me va a ilustrar a este respecto y encontraré algún libro de leyendas que me acerque al lugar que visitamos.
Aterrizando.

This page is also available in: English