Zapatos

8Esta semana que las lluvias se han ido me disponía a guardar mis botas de caña alta, el paraguas se queda en el paragüero de la entrada todo el año. Si no se han ido y ha sido sólo una tregua, puede que las eche de menos; pero he de confesar que no es el tipo de zapato que más me guste.
Tengo una amiga que lleva botas de octubre a mayo; y tengo otra que compra zapatos cuando quiere levantar el ánimo. Mi caso no es ni uno ni otro. Como digo, no me siento cómoda con las botas de caña, pero perfectamente bien con las botas de montaña; no soy una alpinista, pero me gusta caminar por la naturaleza y, además, son un calzado perfecto para la mayoría de mis viajes.
Sin embargo, no me parecen el calzado más adecuado para ir al trabajo; en este caso, a veces, uso tacones. Pongo el énfasis en «a veces», porque si sé con antelación que durante el día voy a caminar mucho, elegiré zapato plano. Los tacones pueden resultar muy elegantes, pero yo no sé andar con ellos.
Además de la altura, otra característica importante de los zapatos es el color, al menos para mí. Sea de invierno o de verano, el negro es la apuesta segura; pero yo siento una predilección especial por los zapatos rojos. En mi recuerdo quedó grabado, cuando era una niña, la imagen de los zapatos rojos de rubíes que lucía la protagonista de la película El Mago de Oz; golpeándolos tres veces y repitiendo «se está mejor en casa que en ningún sitio», lograba despertar de su sueño y volver a su casa. He descubierto, con cierta decepción, que originalmente en el libro los zapatos son plateados, pero se cambiaron para que resultaran más llamativos en la pantalla.
Rojos o de cualquier otro color, valoro mucho la comodidad porque me gusta mucho caminar, y estoy convencida de que mis amigas también buscan zapatos confortables. Y vosotros, queridos lectores, ¿qué tipo de zapatos os gustan? ¿tenéis preferencias en cuanto al color o al estilo?

3 comentarios sobre “Zapatos

  1. Yo voy siempre cómoda, con calzado de cordones deportivo , que sujete bien y color discreto. Me pregunto cuánto reflejan los zapatos mi actitud ante la vida actualmente. Creo que me he acomodado, mis ganas de luchar no son las de antes, me protejo e intento pasar desapercibida…o quizás es que hoy estoy un poco baja de ánimo :)

    • Querida Marta, me encanta tu reflexión y aún más, que la compartas aquí. Unos tacones para algunos momentos ayudan a sentirse poderosa, sexi y atractiva. Así que, un día sales de tu zona de confort y pruebas, es divertido. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *