Viajar abre tu mente

This post is also available in: Inglés

Una de mis amigas tiene un álbum en Facebook que actualiza cuando viaja y  tiene escrito: “viajar abre tu mente”… Yo añadiría: de manera proporcional a la distancia recorrida.

Si viajamos al pueblo de al lado, nos encontraremos en la misma cultura y por tanto cosas muy similares. Pero, es cuando nos alejamos cuando encontramos distintas manera de ver el mundo, de celebrar la vida y la muerte, de relacionarse, de clasificar algo como bello o feo…

Esa experiencia la tuve en Brest, y  se convierte en adictiva. Quiero seguir viajando a mundos distantes, despierta como lo hago en los sueños.

Pero viajar tiene su parte previa de preparación, y es ahí donde me encuentro a veces con algunas cuestiones, entre ellas si viajar sola o acompañada; o el medio de transporte elegido (en coche, tren o avión).

Me gusta viajar sola, algo que mucha gente no hace o teme. Pero es magnífico, estar a solas me permite “conversar con el hombre que siempre va conmigo” (Retrato, A. Machado). No significa esto que no comparta, siempre se puede uno parar a hablar con los locales, con los que te encuentras, aprender de ellos. Aunque en verdad, la conexión continua a internet no te deja realmente estar sola, contamos nuestras vivencias en tiempo real a nuestros amigos.

Elegir a las compañeras de viaje es muy importante, influyen en la experiencia, en lo que ves y cómo lo disfrutas. Tengo una experiencia de visitar una ciudad con alguien de actitud bastante negativa, y lo que me dejó es una mala impresión de la ciudad, cuando en realidad yo siempre encuentro la belleza (recuerden el post “la belleza de la cucaracha”  http://brestandglory.com/es/la-belleza-de-una-cucaracha/ ). Por el contrario otras experiencias son mucho más agradables y se deben a los acompañantes, incluso cuando hay contratiempos que superar.

Muchas veces no elegimos a los acompañantes del viaje, simplemente damos por establecido que debemos viajar con la familia. Con la familia, con las amigas o sola, viajar es un placer. Y para otro día dejamos los transportes elegidos, que hay mucho que contar.

¿Vuestros acompañantes en los viajes son siempre los mismos? ¿Alguien os ha arruinado una experiencia de viaje? Aunque también puede ser que nosotros se la hayamos arruinado a alguien.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.