Tercer condicional

This post is also available in: Inglés

El móvil sonó.

Yo lo miré, pero estaba paralizada.

¿Qué quería de mí? Nunca sabré la respuesta, él nunca volvió a llamar.

Debió pensar que yo no quería descolgar el teléfono; ¿se imaginó que no quería saber más de él?

¿Qué hubiera pasado si yo hubiera contestado? ¿me habría persuadido con su voz suave, sus palabras bonitas y su estilo convincente?

Si hubiera hablado con él en aquella ocasión, a buen seguro habría corrido a sus brazos.

Si le hubiera vuelto a ver, le habría dado otra oportunidad.

Si le hubiera dado otra oportunidad, él habría jugado con mi corazón una vez más.

Si hubiera jugado con mi corazón, yo habría terminado con el corazón roto.

Si hubiera contestado a esa llamada, no estaría ahora pensando en él, y recordando cómo movía las manos de esa forma tan particular y cómo solía mirarme.

El móvil dejó de sonar y la vida siguió, sin él. Sofía estaba poniendo por escrito todos estos pensamientos sin poder distinguir si se correspondían con una realidad o sólo vivían en su imaginación. Seguramente estaba sólo practicando el tercer condicional para su clase de inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.