Madre

Ni perfume, ni bolso, ni flores. No hubo regalos y  tampoco comimos juntos para celebrar el Día de la Madre. Apenas tuve un intercambio de palabras con mis hijos y, por mi parte, telefoneé a mi madre. Soy afortunada porque aún puedo llamarla y felicitarle por haber hecho en cada momento lo mejor que sabía. […]

Continuar leyendo