Soy Dragón

This post is also available in: Inglés

A lo largo de la trayectoria de este blog, la leyenda de san Jorge ha inspirado alguna publicación del mes de abril, y en ellas he hecho referencia de una u otra forma al dragón (La dama rescatada y Dragones y libros). Este año he esperado a que llegara la fecha para compartir un descubrimiento que hice en verano: en el zodíaco occidental soy Piscis, según el horóscopo chino soy caballo, y según el birmano soy dragón.

La astrología occidental explica que el signo de una persona depende de su fecha de nacimiento en el año; en cambio, para el horóscopo chino lo determinante es el año de nacimiento. En el caso del birmano, es el día de la semana en el que se nace el que indica a cuál es tu signo. Lo curioso es que el miércoles, y sólo ese día, se divide en mañana y tarde, por lo que resultan ocho signos distintos.

En mi caso, por haber nacido en sábado, soy dragón. «Un dragón poco fiero», dijeron mis amigas cuando el guía nos explicó esta tradición visitando la Shwedagon Pagoda en Yangon (Myanmar). Esta pagoda cuenta con una estupa – edificio destinado al culto budista – dorada que se eleva hasta los 110 metros; por tanto, algo similar a La Giralda, pero sólo en altura. Alrededor de la estupa se pueden encontrar una serie de espacios dedicados a cada uno de los animales del horóscopo. La tradición manda verter tantos cazos de agua como años tengas sobre el buda situado en el templete dedicado al horóscopo que te corresponde. Y así lo hicimos nosotras. No recuerdo si había que pedir un deseo o dar las gracias, en mi caso, estoy segura de que di las gracias por los años de vida mientras derramaba el agua y aspiraba el intenso olor de las flores de las ofrendas.

Se cree que las personas que pertenecen al mismo horóscopo comparten características de la personalidad. En este caso, si eres dragón según el zodíaco birmano, dicen que eres filosófico y comprensivo, y que las personas se sienten naturalmente atraídas hacia ti  porque eres una persona segura de ti misma y tienes un gran sentido del humor. También se dice que los de horóscopo dragón prefieren trabajar solos porque creen que son creadores de su destino, y no les gusta depender de otros para realizar su trabajo.

Dudo mucho de estas descripciones, pues se formulan de forma tan genérica que seguramente todos nos identificamos con algo de lo descrito. Sea como sea, más o menos fiero, para los birmanos mi signo es el dragón y mi nuevo nombre birmano – siguiendo la traducción- sería Luz. Me gusta el nombre, y creo que tiene algo que ver con el mío; pero aún tengo que aclarar si me gusta ser dragón por las características que se le atribuyen. Este ser mitológico es frecuentemente considerado la representación del mal y su avaricia le lleva a atesorar joyas en sus cuevas; aunque también se le considera guardián de algo sagrado y por tanto simboliza el puente a otro mundo o la prueba de todo héroe.

Vosotros, queridos lectores ¿qué signo sois en los diferentes horóscopos? ¿Os identificáis con las descripciones de cada uno? ¿Tenéis algún otro nombre en otras culturas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.