Sopas y otras experiencias culinarias

This post is also available in: Inglés

Es normal cuando viajamos probar las comidas típicas del lugar, y luego, si nos gusta, incorporamos cosas a nuestros hábitos. Como ya sabéis los lectores, pasé un tiempo en Brest (Bielorusia), y allí una de las comidas básicas son los Dranikis, pero hoy quería hablaros de la sopa borsch. Esta sopa parece que procede de Ucrania, pero allí la podía encontrar en cada restaurante o sitio donde iba a comer.

Una sopa en invierno es muy apetecible, con las bajas temperaturas es uno de los mejores platos. Estos días, aunque nuestras temperaturas en Diciembre nada tienen que ver con las de Brest en Octubre y Noviembre, he cocinado sopa borsch. El ingrediente principal es la remolacha que es  la que le da su color característico. A partir de ahí, yo creo que se puede usar cualquier verdura pues yo he encontrado recetas con distintos ingredientes. La pena es que nadie del lugar me enseñó a cocinarla, busqué las recetas en esa fuente inagotable de información que es internet, y seguí los consejos de la compañera polaca con la que compartía cocina en la residencia de estudiantes de la Brest State University. Las fotos son la de la cocina y la sopa que cocinamos allí.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Os cuento mi receta. Necesitamos remolacha fresca, col, zanahoria, patata, pimiento verde y rojo, cebolla, tomate, hoja de laurel y pimienta en grano, sal y eneldo si os gusta.

Puse a calentar el agua y cuando hervía le añadí el laurel y los granos de pimienta, luego, y por este orden, la col, la remolacha, la zanahoria, la patata y los pimientos, todos rallados o cortados en tiras finas, como os guste encontrarlos luego en la sopa. A parte hice un sofrito con cebolla y tomate bien maduro que añadí a la verdura cuando ya estaba casi cocida. Este sofrito suele llevar panceta, pero yo preferí no ponerle. Terminada la sopa y rectificada de sal, se puede añadir un poquito de eneldo y así tener el aroma y sabor característico del lugar. En el mercado de Brest lo podía encontrar fresco.

Otro dato, en Brest es normal acompañar esta sopa, y otros platos con nata agria (smetana), algo que a mí no me gusta, así que eso fue una de las primeras cosas que aprendí a decir en ruso. не сметана

No puedo dejar de contaros otra magnífica sopa que tomé en Varsovia, dentro de un pan, podeis verlo en la foto. En el restaurante Manekin, más que recomendable si viajáis a esta ciudad.

IMG_0941 Por último, como estuve en temporada de setas, disfruté también exquisitos platos de las mismas.

Seguro que recordáis esos momentos en los que la mamá o la abuela ofrece un platito de sopa calentita. Esos resfriados cuidados con caldito de puchero, quizás con fideos o estrellitas.  ¿Cuál es vuestra sopa preferida? ¿Qué recuerdos os trae? Os animo a compartirlos.

Un comentario sobre “Sopas y otras experiencias culinarias

  1. La sopa que comentas, borsch, que no sabía que se llamaba así, está bastante rica. He tenido la suerte de comerla en Rusia, con nata agria, y me gustaría volver a tomarla aquí o en otro país afín a la cultura del este. Respondiendo a tu pregunta, la que más me gusta es la sopa de mariscos, sencilla pero muy rica. ¿Recuerdos? La asocio a momentos felices vividos.
    No es usual quedar un grupo de amigas y amigos para llevar y probar sopas diferentes, especialidades propias. Quien sabe si algún día lo haremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.