Secretitos

This post is also available in: Inglés

Como vosotros, queridos lectores y amigos, yo tengo mis querencias y secretitos, bastante fáciles de identificar si alguien analizara aquello a lo que hago seguimiento en las redes sociales. Sigo a personas u organizaciones que tratan temas como la gestión de recursos humanos, el desarrollo personal o me regalan sugerencias sobre qué hacer en el próximo país que voy a visitar; sin olvidar, por supuesto, todos aquellos que ofrecen una palabra o expresión en inglés para aprender a diario. Pero, además, soy una fiel seguidora de una cuenta en Instagram que publica fotos de lencería.

Dicho perfil está conectado a una web, pero no siempre la visito después de admirar las imágenes. En cambio, el otro día, el tema atrajo mi atención: «¿Qué es ser sexi?».  Según la directora de comunicación de la marca de lencería a la que se referían, ser sexi no tiene tanto que ver con la lencería en sí misma como con el diálogo que se establece entre la prenda y la persona que la lleva. Cualquier mujer, continuaba el artículo, puede enfundarse unos vaqueros y alguna camisa e ir a su trabajo (dar clases en mi caso), y el auténtico atractivo se queda dentro.

No sé si ser sexi está relacionado sólo con la lencería que se lleva, pues esta queda poco expuesta; pienso que lo que elegimos mostrar (u ocultar), y nuestra propia actitud, también son ingredientes importantes en la consecución de este resultado. Un estilo ligeramente seductor se puede conseguir con pequeños detalles externos, y con muchos secretos internos.

Soy una fan de la lencería; puedo salir de compras y volver sólo con este tipo de prendas (y libros, ¡claro!). Algunas piezas sólo las muestro en la más estricta intimidad, y para espectadores afortunados; y otras son adecuadas para fiestas o bailes. Conjuntos de sujetador y braguita, medias con blonda, ligas, ligueros o corsés, son «la poesía de mi armario» según reza el eslogan de la web en la que encontré el artículo.

Mi pequeño secreto ha salido a la luz, y ahora os pregunto a vosotros, queridos lectores, ¿escondéis alguna afición o pasión? Y una pregunta especial para las lectoras: ¿os gusta la lencería? ¿disfrutáis de ella? ¿cómo os hace sentir?

4 comentarios sobre “Secretitos

  1. Ahora entiendo mejor algunas cosas, querida Gloria.
    A mí lo que realmente me gusta de la lencería es …. No, no me atrevo. Te lo cuento en persona jaja!!

  2. Increíble la naturalidad con la que habla de un tema tabú para muchos trabajadores de su profesión.

    Con respecto a la pregunta de alguna afición/pasión secreta, ¿no cree que es aún más pasional al ser secreta?

    Un saludo

    • Creo que no tengo temas tabú. Otra cosa es que no todo el mundo es buen interlocutor. Tengo que pensar sobre si algo es más apasionado, o se vive con más pasión, por ser secreto. Pero pienso ¿por qué mantenemos cosas en secreto? miedo a lo que piensen, miedo a que no se considere adecuado… Creo que tengo pocos secretos y muchas pasiones. Gracias por participar y bienvenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.