Otra más

This post is also available in: Inglés

Si yo fuera una crítica teatral o una experta en literatura, podríais encontrar en esta entrada al blog una referencia completa a la obra de Shakespeare, Ricardo III; como este no es el caso, intentaré compartir mi última experiencia en el teatro con vosotros.

Afortunadamente esta semana estaba inspirada y sabía exactamente el tema del que quería escribir; en realidad esta historia empezó hace dos años. Por entonces, retada por un compañero de la clase de inglés, expuse ante los compañeros mi experiencia teatral con Otelo, llevada a escena por Noviembre Compañía de Teatro. Después de aquello no perdí la oportunidad de ver otras obras de Shakespeare, sin embargo, no voy a repetir aquí las mismas ideas que ya expuse hace un año en otra entrada, así que, centrémonos en Ricardo III. (http://brestandglory.com/theatre/)

Se trata de una obra histórica y el espectador se podría perder en la trama si no tiene idea previa sobre el argumento. Probablemente, debido a que es muy larga, algunos personajes fueron eliminados en esta versión; pero la obra no perdió fuerza y los actores lograron conmover al público.

Si Otelo representa los celos, y en El Mercader de Venecia, Shylock es un villano avaro sin compasión, Ricardo III nos muestra cómo llegar al poder siguiendo un comportamiento maquiavélico, a través del engaño, la traición y la muerte de todo el que está en su camino. En mi humilde opinión, Arturo Querejeta es brillante en el papel del Rey Inglés, teniendo en cuenta que éste es jorobado, feo y deforme. Aunque la obra termina con la muerte del Rey, traicionado por aquellos que le ayudaron a ser coronado, el texto está salpicado de ironía que hacen que algunas escenas sean cómicas.

La compañía usa los mismos elementos que en obras anteriores, música en vivo y el magnífico vestuario designado por Caprile. A través de ellos el espectador puede experimentar cómo las situaciones y los sentimientos descritos por Shakespeare son atemporales.

Para mí tanto el diálogo inicial como el final de la obra son los momentos más conmovedores, siendo la última frase una de las más citadas: “Mi reino por un caballo”. El caballo que Ricardo necesitaba para escapar de una muerte segura.

Ahora que ya he podido disfrutar de cuatro obras de Shakespeare, formulo un deseo: ¡Ojalá la próxima sea Sueño de Una Noche de Verano!

Un comentario sobre “Otra más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *