Mucha palabra y poco contenido

This post is also available in: Inglés

Esta semana mi alumnado está muy atareado con exámenes, y aunque tenemos clases presenciales, algunas han estado vacías. Aproveché el tiempo para leer artículos y preparar material para los cursos que empiezan en febrero. Después de leer cuatro artículos sacados de revistas profesionales divulgativas y sentirme decepcionada, surgieron una serie de preguntas.

Decimos que vivimos en la era de la comunicación, de la información; nadie discute ya la importancia de las redes sociales, y muchas publicaciones, consultores, empresas, agencias, instituciones y personas físicas se preocupan de su presencia en las mismas. Llego a pensar que ese deseo de estar presentes, de aparecer continuamente en la pasarela, de mantener el protagonismo, les lleva a veces a escribir páginas que no aportan nada.

Nuestro alumnado está deseando conectar los conocimientos teóricos con ejemplos reales, y nosotros buscamos los ejemplos que les sean más útiles, pero cada vez hay más paja y menos grano. En la Brest Sate University el alumnado también estaba deseoso de conocer, de escuchar, de preguntar y aprender.

Desde aquí, aunque nadie me oiga, me gustaría plantear/sugerir que los que publican aporten algo a modo de reflexión, cuestiones, ejemplos, etc. Y que no escriban páginas ininteligibles y absurdas sólo por el mero hecho de mantenerse activo en Twitter o tocar todos los temas que se ponen de moda.

Del mismo modo me planteo yo algo similar. ¿Qué aporto yo en estas páginas? Corresponde a los lectores contestar, tengo dos orejas y una boca, para escuchar el doble de lo que hablo. Intentaré ponerlo en práctica.

2 comentarios sobre “Mucha palabra y poco contenido

  1. ¿Mujer, tampoco es para tanto!.
    La falta de “contenido” la achacamos, según nuestro criterio, al vacío intelectual y de intencionalidad. O quizás pocas ganas de escuchar y aprender. Total: un lío
    que puede resolverse hablando, comentando, escuchando. Para todo eso, siempre hay un descafeinado dispuesto en ésta tu casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *