Mis viajes

This post is also available in: Inglés

Dicen mis amigas que viajo mucho; y debe ser verdad porque:

He viajado en coche, avión, tren, autobús, barco, carriola, en camello, a pie…

He caminado por paisajes desérticos y descansado a la sombra de rocas.
He bajado a cuevas de estalactitas y hasta el punto más bajo respecto a el nivel del mar.

He subido a riscos donde construyeron castillos. Ascendido a rascacielos y a torres con campanarios para admirar el horizonte, rural o urbano, desde tales atalayas.
He visitado construcciones religiosas: catedrales de impresionante porte y magnífica decoración, así como pagodas y estupas en países lejanos. También grandes urbes y pueblos pequeños e incluso abandonados.

He caminado senderos muy transitados y remontado torrentes angostos.

He conducido kilómetros por carreteras nacionales y extranjeras.
He visto la vegetación que crece en los mogotes, campos de arroz y palmerales de dátiles, cascadas, arroyos y acantilados espectaculares.
He visitado museos de pintura, de escultura, etnográficos, exposiciones temporales; con obras muy famosas y otras desconocidas.
He disfrutado de obras de teatro en ruinas romanas, de espectáculos de luz y sonido sobre edificios históricos, de bailes regionales y danzas modernas.

Me he bañado en ríos, y mares con distinto grado de salinidad, incluso en cascadas de agua caliente.

He dormido en cabañas, en hostales, en albergues para peregrinos, hoteles de lujo y casas de amigos.

He viajado sola o acompañada.

De todo eso tengo pruebas en muchas instantáneas que me gusta compartir; pero no hay fotos del antes y después del recorrido, de la aventura más importante.

Porque nada de lo enumerado antes tendría sentido si no hubiese un viaje al interior, dirigido al conocimiento propio, a los sentimientos más escondidos; una búsqueda de respuestas a las preguntas sobre la vida.

Éste es para mí el viaje más importante, sin el cual, los demás no tienen sentido.

Y para vosotros, queridos lectores, ¿qué viajes os atraen? ¿cómo es vuestra forma de recorrer el mundo y la vida?

2 comentarios sobre “Mis viajes

  1. Te falta viajar en un medio de transporte único, identificativo de un lugar de culto y porque no decirlo, ultra romántico. La góndola veneciana es algo que todo el mundo debería probar. Te lo recomiendo

    • PUes estuve en Venecia hace mucho, pero no recuerdo haber montado en góndola. Y, por ahora, no es mi intención volver, aunque nunca se sabe. A cambio en Myanmar crucé el Lago Inle en barca y no creo que la experiencia tenga nada que envidiar a Venecia. Entre otras cosas porque es naturaleza salvaje y espectacular; al bellísimo atardecer le siguió la dramática noche cerrada, sin luces y teniendo que confiar en el barquero que nos conducía por cañaverales cercanos a la orilla. Me va más la aventura que el romanticismo, al menos a estas alturas de mi vida. Gracias por animar el blog y por la sugerencia; si me vuelvo a enamorar consideraré la alternativa.

Responder a Jose Luis Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.