Más anécdotas en Petra

This post is also available in: Inglés

La semana pasada me refería a las propinas como uno de los temas que investiga el viajero actual al planificar su viaje, hoy quiero añadir que las tecnologías nos permiten también conocer con mucha exactitud las condiciones meteorológicas durante el tiempo que dure el viaje. Ir a descubrir Jordania en pleno agosto no requiere muchas pesquisas, con seguridad iba a hacer calor y éste afectaría a nuestra experiencia.

Acostumbradas a vivir en el sur de la Península Ibérica no sentíamos temor al calor que haría en Jordania, así que afrontamos con más ilusión que temor los tres días de senderismo descubriendo el yacimiento arqueológico de Petra. Como ya conté, nuestro recorrido, más amplio que la ruta turística habitual, nos permitió observar a las gentes que allí viven; porque Petra es un yacimiento arqueológico, pero habitado.

No crean que Petra está formada sólo por las construcciones maravillosas excavadas en las rocas y que aparecen en todas las fotos; al contrario, es un lugar lleno de vida. Pudimos mezclarnos con las familias de pastores que cuidan sus rebaños, con los niños que ofrecen sus camellos o sus burros para ahorrarte una caminata, y disfrutamos de la contemplación de plantas y animales autóctonos. Sin embargo, después de dos días y medio caminando por desfiladeros, subiendo y bajando rocas, y bebiendo constantemente para mitigar los efectos el calor, mi cuerpo se negó a seguir.

A mediodía del tercer día, completamente exhausta, tuve que quedarme a la sombra en un puesto de limonadas, mientras mis compañeras completaban el recorrido y tuvieron la fortuna de avistar un Camachuelo del Sinaí (Sinai rosefinch). Por mi parte no hubo ningún problema en quedarme sola, por su parte ningún problema en seguir; todo el mundo hizo lo que quería hacer y no hubo disgustos ni discusiones. En este punto no puedo dejar de reconocer que mi amiga Martina, suiza y menos acostumbrada a los rigores del verano, superó el reto mejor que yo.

Este tipo de situaciones se suelen dar en los viajes en grupo, son anécdotas personales más allá de lo que cuentan las guías de viajes. Vosotros, queridos lectores, ¿habéis afrontado situaciones de este tipo? ¿Habéis tenido discusiones y enfrentamientos con los compañeros de viaje? ¿cómo las habéis resuelto?

(Aprovecho para compartir más fotos hechas por Martina, Carmen y JF; gracias por compartirlas)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un comentario sobre “Más anécdotas en Petra

  1. Experiencia personal: Hace muchisimos años. Dos aprejas en viaje en coche a reorrer Portugal. A los tres días no nos hablabamos ninguno.
    Cuando se lo cuento a Maite que, después de mucho tiempo, conocio a los integrantes dice que tardamos mucho tiempo en llegar a esa situación,
    Ahora lo recuerdo con humor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.