Lleno, por favor

This post is also available in: Inglés

De acuerdo con mi amiga Martina ya no se puede ser un viajero, somos turistas queramos o no. Así que, en contra de lo que expuse en “Turista o viajero”, voy a aceptar que soy turista; pero aun así, tengo mis manías al viajar.

Para los viajes de larga distancia, o en los que hay que cruzar mares u océanos, no hay más remedio que elegir el avión como medio de trasporte; en otro caso, se puede optar por tren, autobús o el coche propio. El tren ofrece comodidades y te deja en el centro de las poblaciones. Siendo excelente para visitar la ciudad de destino, no permite llegar a rincones recónditos ni a poblaciones pequeñas, al menos en España. Por su parte, el autobús no me gusta mucho, aunque en algunos lugares como Bielorusia se puede convertir en toda una experiencia de mimetización con la población. Muchos pueblos pequeños han perdido su conexión mediante autobús porque seguramente dejó de ser rentable cuando la mayoría de las familias accedieron al utilitario.

Mi elección particular suele ser el coche, mi propio coche. A diferencia de mucha gente, me gusta conducir, y más si son largas distancias. Hasta aquí nada de particular, a mucha gente le gusta viajar en su propio coche; pero, ¿qué hacen para ponerle gasolina? Llenar el depósito del coche es algo que detesto, nunca lo hago, es uno de mis principios y luchas que pueden considerar absurda si quieren. En mi ciudad esto no presenta ninguna complicación pues sé dónde ir, pero, ¿se imaginan qué pasa cuando viajo? La realidad es que muy pocas veces he tenido que hacerlo yo misma, siempre me las arreglo para que me sirvan el combustible; y si se niegan, me voy en busca de otra estación de servicio. Mis amigas son testigo de ello.

Sí, como en aquella serie que algunos recordarán, siempre digo: “lleno, por favor”. Poner gasolina, junto a poner la sombrilla en la playa o abrir una botella de cava, son tres cosas que nunca hago, pero de las dos últimas quizás hable otro día.

¿Hay alguna cosa que, como yo, no hagáis y sea una lucha un poco quijotesca?

(P.S. mi agradecimiento a Chari y el resto del personal de la gasolinera a la que siempre voy, por su atención, amabilidad y simpatía)

 

2 comentarios sobre “Lleno, por favor

  1. No voy a la playa (para mi es una gran barrera arenosa), no me gusta el cava, salvo para guisar, pero si lleno el depósito de gasolina cuando “viajo” (aunque lo hago poco).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *