La moneda: el Rublo Bieloruso

This post is also available in: Inglés

Cuando recibí el visado, recibí también una tarjeta de bienvenida, la que aparece en la foto. Una tarjeta de descuento que se puede utilizar en todo el territorio de la República Bielorusa. Sin embargo, no he podido obtener moneda local antes de irme.

Antes de viajar a otro país piensas algunas cosas, entre ellas en la moneda que vas a utilizar. Y decides pedir alguna cantidad de esa moneda en el banco para tener un mínimo cubierto el día que llegues. Al hacer las gestiones por internet, esas que ya todos los bancos permiten (y por las que se ahorran gente en las oficinas y trabajadores para atender), te das cuenta que el Rublo Bieloruso (código ISO 4217: BYB o Br) no aparece entre las opciones.

monedas

monedas

La moneda es el objeto que durante siglos ha permitido al hombre los intercambio (dice la wiki), cada país tiene la suya, y da lugar a una política monetaria. Pero no me atrae a mí este punto de vista, ni este tipo de análisis. Tampoco el punto de vista histórico que nos diría que ha habido muchas monedas (el Cauri (pequeña concha), barras de sal, el trigo….). La moneda también es objeto de deseo de los coleccionistas, se acuñan para conmemoraciones, se pueden ver en museos.

La moneda o el dinero aparecen también en nuestra literatura (El Arcipreste de Hita o Quevedo se refieren al poder que da al que lo tiene), y en las parábolas de Jesús. La parábola de las monedas de oro o de los talentos (Mateo 25: 14-30). Y en expresiones como “dos caras de la misma moneda” (interesante expresión, reflexionemos).

Pero mi punto de vista personal me lleva a otras cuestiones. Sin ser una experta (sólo una curiosa) surgen muchas preguntas: ¿por qué tantas monedas distintas? ¿La variedad de monedas separan a las sociedades, nos alejan, nos diferencian, nos dividen en categorías? ¿Qué efecto tiene sobre la vida de cada individuo la moneda que utiliza? ¿La moneda refleja el poder de cada país, su posición en la geopolítica del mundo?

Claro que no parece lógico que viniendo de una Facultad de Económicas y Empresariales yo me haga estas preguntas, debería saber la respuesta o podría preguntar a mis colegas. Pero mi reflexión va algo más allá. La dignidad del ser humano no tiene relación con la moneda, ni con el tipo de cambio, ni con el poder adquisitivo, es otra dimensión, es la que me interesa.

Cuando tenga rublos, os los mostraré, y lo que es más interesante, veremos qué puedo obtener con esas monedas, más o menos “cosas” que en España, es lo que se conoce como nivel de vida, coste de la vida.

¡Menos mal que las sonrisas no cuestan! (dinero)

Parábola de las monedas de oro

Mateo 25: 14-30

14 »El reino de los cielos será también como un hombre que, al emprender un viaje, llamó a sus *siervos y les encargó sus bienes. 15 A uno le dio cinco mil monedas de oro,[a] a otro dos mil y a otro sólo mil, a cada uno según su capacidad. Luego se fue de viaje. 16 El que había recibido las cinco mil fue en seguida y negoció con ellas y ganó otras cinco mil. 17 Así mismo, el que recibió dos mil ganó otras dos mil. 18 Pero el que había recibido mil fue, cavó un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

19 »Después de mucho tiempo volvió el señor de aquellos siervos y arregló cuentas con ellos. 20 El que había recibido las cinco mil monedas llegó con las otras cinco mil. “Señor —dijo—, usted me encargó cinco mil monedas. Mire, he ganado otras cinco mil.” 21 Su señor le respondió: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!” 22 Llegó también el que recibió dos mil monedas. “Señor —informó—, usted me encargó dos mil monedas. Mire, he ganado otras dos mil.” 23 Su señor le respondió: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!”

24 »Después llegó el que había recibido sólo mil monedas. “Señor —explicó—, yo sabía que usted es un hombre duro, que cosecha donde no ha sembrado y recoge donde no ha esparcido. 25 Así que tuve miedo, y fui y escondí su dinero en la tierra. Mire, aquí tiene lo que es suyo.” 26 Pero su señor le contestó: “¡Siervo malo y perezoso! ¿Así que sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido? 27 Pues debías haber depositado mi dinero en el banco, para que a mi regreso lo hubiera recibido con intereses.

28 » ”Quítenle las mil monedas y dénselas al que tiene las diez mil. 29 Porque a todo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene. 30 Y a ese siervo inútil échenlo afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes.”

 

LO QUE PUEDE EL DINERO. 
Arcipreste de Hita, Libro del buen amor.

490 «Hace mucho el dinero, mucho se le ha de amar;
al torpe hace discreto, hombre de respetar,
hace correr al cojo al mudo le hace hablar;
el que no tiene manos bien lo quiere tomar.
491 «También al hombre necio y rudo labrador
dineros le convierten en hidalgo doctor;
Cuanto más rico es uno, más grande es su valor,
quien no tiene dinero no es de sí señor.
492 «Y si tienes dinero tendrás consolación,
placeres y alegrías y del Papa ración,
comprarás Paraíso, ganarás la salvación:
donde hay mucho dinero hay mucha bendición.
494 «Él crea los priores, los obispos, los abades,
arzobispos, doctores, patriarcas, potestades;
a los clérigos necios da muchas dignidades,
de verdad hace mentiras; de mentiras hace verdades.
495 «Él hace muchos clérigos y muchos ordenados,
muchos monjes y monjas, religiosos sagrados,
el dinero les da por bien examinados:
a los pobres les dicen que no son ilustrados.
503 «Yo he visto a muchos curas en sus predicaciones,
despreciar el dinero, también sus tentaciones,
pero, al fin, por dinero otorgan los perdones,
absuelven los ayunos y ofrecen oraciones.
504 «Dicen frailes y clérigos que aman a Dios servir,
más si huelen que el rico está para morir,
y oyen que su dinero empieza a retiñir,
por quién ha de cogerlo empiezan a reñir.
510 «En resumen lo digo, entiéndelo mejor,
el dinero es del mundo el gran agitador,
hace señor al siervo y siervo hace al señor,
toda cosa del siglo se hace por su amor.

 

PODEROSO CABALLERO ES DON DINERO

Francisco de quevedo y villegas

Madre, yo al oro me humillo,
Él es mi amante y mi amado,
Pues de puro enamorado
Anda continuo amarillo.
Que pues doblón o sencillo
Hace todo cuanto quiero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Nace en las Indias honrado,
Donde el mundo le acompaña;
Viene a morir en España,
Y es en Génova enterrado.
Y pues quien le trae al lado
Es hermoso, aunque sea fiero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Son sus padres principales,
Y es de nobles descendiente,
Porque en las venas de Oriente
Todas las sangres son Reales.
Y pues es quien hace iguales
Al rico y al pordiosero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

¿A quién no le maravilla
Ver en su gloria, sin tasa,
Que es lo más ruin de su casa
Doña Blanca de Castilla?
Mas pues que su fuerza humilla
Al cobarde y al guerrero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Es tanta su majestad,
Aunque son sus duelos hartos,
Que aun con estar hecho cuartos
No pierde su calidad.
Pero pues da autoridad
Al gañán y al jornalero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Más valen en cualquier tierra
(Mirad si es harto sagaz)
Sus escudos en la paz
Que rodelas en la guerra.
Pues al natural destierra
Y hace propio al forastero,
Poderoso caballero
Es don Dinero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.