La lluvia en Sevilla es una maravilla

This post is also available in: Inglés

Aunque las conversaciones sobre el tiempo no sean nuestras preferidas, las abundantes y persistentes lluvias de las últimas semanas  en Sevilla nos han llevado a realizar comentarios sobre esta situación algo anómala, por continuada. A lo mejor también hemos mencionado en conversaciones  la expresión «La lluvia en Sevilla es una maravilla», frase en la que se juega con la fonética. Muchos la recordarán: es la traducción al castellano de una canción perteneciente a la película My Fair Lady. Pero no quería yo detenerme ni en el tiempo meteorológico ni en la película, sino en ese utensilio necesario en época lluviosa; el paraguas.

Los días de lluvia pueden ser maravillosos si se sale a pasear con un paraguas y unas botas adecuadas. Sólo hay que tener cuidado de no olvidar el primero cuando escampa; creo que, de los complementos, es el que más perdemos, y puede que ese sea el motivo por el que compramos paraguas baratos. En uno de mis viajes a una ciudad europea encontré una tienda maravillosa sólo de paraguas; los había realmente preciosos, decorados con imaginación y que podían coordinar con todos los estilos de vestimenta; pero, en mi opinión, caros, si le sumamos el riesgo de perderlos.

En Sevilla los paraguas tienen otra utilidad; en verano son buenos protectores frente al sol, aunque, en este caso, para hablar con propiedad tendríamos que referirnos a sombrillas. No se ve a mucha gente con sombrillas por las calles, a pesar de que su uso en el periodo estival estaría más que justificado en nuestra ciudad. En cambio, la sombrilla es un elemento presente en la vida de Myanmar, un país asiático fronterizo con Tailandia, donde se ha convertido un elemento de su identidad cultural y en un objeto que, en muchos casos, tiene bonitos y coloridos diseños, como podéis ver en las fotos que comparto aquí.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Yo no uso sombrillas para caminar por las calles en el estío sevillano; y, en cuanto a los paraguas, he perdido muchos pero conservo uno decorado con mariposas. Lo compré hace años en Praga, y ha viajado siempre conmigo. Y vosotros, queridos lectores, ¿usáis sombrillas en verano o utilizáis los paraguas para ese fin? ¿Perdéis con facilidad los paraguas o los conserváis durante años?

2 comentarios sobre “La lluvia en Sevilla es una maravilla

  1. Las sombrillas son prácticas (evitan melanomas), elegantes, contienen coquetería (recuerdese de la zarzuela Luisa Fernanda ” A la sombra de una sombrilla de encaje y seda….”) y ….apenas utilizadas!. Me admira que su uso en Sevilla se limita a los turistas japoneses y chinos. Raro es el Dermatólogo que no te recomiende luchar contra el sol con ella.
    Pongo como ejemplo a toda mi familia que ocupamos uno de los primeros puestos en olvidar paraguas. Extraordinária tu aportación: Hay que comprarlos baratos…ó coger los que se olvidan otros.

    • Curiosamente, después de escribir esto, he olvidado mi paraguas en algún sitio. Las mariposas han volado. Fui a preguntar en mi Facultad, por si alguien lo había llevado allí, y me mostraron un montón de paraguas y cosas que la gente se olvida. El día que llueva, voy y pido uno, como tú dices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *