Fiel a la cita de los lunes

This post is also available in: Inglés

Esta semana por poco renuncio a escribir, es realmente difícil mantener la inspiración en un blog como este que no se centra en ningún tema concreto, y que el hilo conector son simplemente mis reflexiones y vivencias personales junto con un formato que trato de mantener. A parte de la inspiración, se necesita trabajo para elaborar las ideas, y para darles forma tanto en español como en inglés, y esta semana andaba falta del tiempo que esto requiere, otras cosas eran prioritarias.

Pero como me gusta ser fiel a mis compromisos, aquí estoy, como cada lunes para escribir entre 300 y 400 palabras referidas a alguna idea, como si sentada con algún amigo, conversara. Ya llevo casi la mitad.

Hablemos entonces de citas. Hay citas programadas para ir al dentista, al médico, al abogado, a ver a un profesor…¿Os habéis equivocado alguna vez de día o de hora? Esto cada vez es menos frecuente, tenemos calendarios y aplicaciones para los móviles que nos ahorran memorizar datos, aunque yo sigo prefiriendo ese calendario de números grandes en el frigorífico.

Pero hay otras citas, cuando quedamos con amigos para cualquier actividad (ir a un concierto, exposición, tapas…) ¿Sois de los puntuales o de los que hacen esperar? ¿Habéis faltado alguna vez y habéis dejado plantado a alguien? O por el contrario, os han dejado alguna vez esperando. ¿Qué sentimientos surgen entonces? Disgusto, enfado, rabia….

Y ¿qué hay de esas primeras citas de las que esperamos surja una relación más duradera, interesante, o simplemente una noche de pasión? Esas en las que pones todo el cuidado en arreglarte, en imaginar la conversación, en pensar cómo se desarrollará todo… Las expectativas antes de la realidad.

Yo no suelo llegar tarde, no me importa esperar si se da el caso, de hecho recuerdo que una vez esperé más de cuatro horas por un tema de trabajo; creo que no he dejado plantado a nadie (no lo recuerdo o simplemente fue un mal entendido, quiero creer); y si me han dejado plantada, lo he olvidado ya.

Y con estos comentarios, superficiales si queréis, he llegado tarde, pero no he faltado a mi cita. Otro día será más interesante, quizás. Gracias por esperarme.

2 comentarios sobre “Fiel a la cita de los lunes

  1. Me surgen preguntas: ¿tan importante es no faltar a una cita? ¿Qué hay de la comprensión y la aceptación? Para mi, si ayer lunes no hubieras escrito y lo hubieras hecho el martes, el miércoles, o no lo hubieras hecho, simplemente te hubiera comentado “que raro que no hayas escrito”, como así ha sido. Las citas cerradas, los días fijados, pueden verse como límites. Y yo me pregunto: ¿por qué poner límites donde no los hay? Besos, escritora!

    • Tienes toda la razón, y por supuesto que no pasa nada si se falta a la cita, si se llega tarde o si te dejan plantada. Otras formas de aplicar, tal y como dices, comprensión, flexibilidad, aceptación,… Todo tiene la importancia que le demos, y en este caso, para mí es un reto, y a última hora pensé que podía acudir a la cita. Así es que, a lo mejor en otro momento tengo que apelar a vuestra comprensión por no llegar a tiempo. Me siguen gustanto los lunes, veremos el próximo qué trae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.