Éxitos o fracasos

This post is also available in: Inglés

No es esto un cuaderno de anotar la vida, como el que alimentaba Clara, la protagonista de La Casa de los Espíritus; pero algo de parecido tiene. En formato más actual, este blog tan personal contiene muchas de mis reflexiones y experiencias, incluso detalles de mi vida. Hoy, no voy a respetar una de sus reglas, el límite de palabras, porque para esta introspección no quiero restricciones.

He releído algunas de mis publicaciones anteriores, y he reconocido la fuerza y entusiasmo puesto en este proyecto que, como he expresado en sucesivas ocasiones, se sustenta en parte por seguir escribiendo en inglés. La versión en inglés del blog es la menos visitada, y sin embargo es a la que más horas dedico, en un intento de desarrollar esta competencia de cara al examen de nivel C2 al que pretendía presentarme. No estoy muy segura, ahora, de si tener este certificado que acredite mi nivel de inglés es o no realmente uno de mis sueños. Sí estoy segura en cambio de que siempre he disfrutado con todas las actividades que implicaban seguir aprendiendo el idioma mencionado, pero algo no ha funcionado últimamente.

No está en mi naturaleza tirar la toalla a la primera, pero a veces creo que es honesto pararse a mitad del camino y reconsiderar los objetivos. Según mi análisis, en esta decisión hay dos aspectos, uno puramente relacionado con las clases y otro, más interesante, el personal. Siendo realistas, el objetivo programado para el curso era muy exigente, ambicioso y quizás necesitaba más tiempo para poder llegar a él con garantías de éxito. Ciertamente entré en un grupo de clase que llevaba un ritmo que yo no podía seguir, y el intenso esfuerzo sólo consiguió desmotivarme. Yo me desmotivé, pero he de reconocer que de afuera no recibí mucho apoyo.

A nivel personal toda esta experiencia me llevó a descubrir aspectos internos enterrados, uno de ellos la necesidad de demostrar mi valía. A esta exigencia hacia mí misma se une la imagen de persona entusiasta que yo misma he creado, y de la que también me sentía esclava. Una mezcla poco adecuada que he tenido que desmontar no sin análisis, honestidad, esfuerzo y aceptación.  Primero, no tengo nada que demostrar a nadie ni a mí misma; y segundo, soy entusiasta, pero sé reconocer hasta dónde puedo llegar.

Resultado de mis tribulaciones, de estos pensamientos, y después de reconocer que había perdido la sensación de disfrutar de este proyecto (alcanzar un nivel elevado en comunicación en inglés), a pocas semanas del examen oficial en el que me había matriculado, he abandonado. Y me pregunto: ¿es esto un fracaso?

¿Qué es éxito? ¿Cuándo consideramos que tenemos éxito en lo profesional? ¿Va el éxito unido al reconocimiento? ¿Necesito / necesitamos y buscamos reconocimiento de los demás? Muchas preguntas hoy. Gracias por dejarme compartir mi reflexión en alto, y creo que por ahora esto es sólo un proyecto inacabado. De modo que seguirá habiendo publicaciones en inglés, y deseos de seguir disfrutando de esta experiencia de aprendizaje.

2 comentarios sobre “Éxitos o fracasos

  1. Pues yo pienso que no es un fracaso, por supuesto. Es estupendo plantearse retos e intentar superarnos y reconocer que quizás hemos “picado ” demasiado alto y hacer reajustes es imprescindible y sabio.
    Preguntas que es el éxito, para mi es estar satisfecha con lo que voy consiguiendo día a día. Ver armonía y alegría en mi entorno laboral y personal, es lo que intento trasmitir positividad y esfuerzo… Y las cosas que vayan saliendo poco a poco y, si no salen, tener la conciencia tranquila de haberlo intentado. El fracado es parte de la vida, es hasta necesario, caer y volver a levantarse. Un nuevo reajuste y a seguir “pa lante”.

    • Cierto, Marta. Y el reto sigue ahí, porque me motiva y estoy ilusionada.Y como dices, los reajustes son necesarios, y también sirven para aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *