Sin jamón, por favor

La expresión más habitual al finalizar una consumición en un bar o restaurante es:«la cuenta, por favor». Si la primera impresión es que la cantidad es razonable, no suelo revisar el desglose; una mala costumbre porque cualquiera se puede equivocar. Igual de malo que no conocer los precios del plato elegido antes de pedirlo. Y […]

Continue reading